La comunicación como base para el desarrollo de la Cultura preventiva

comunicacion prl

En anteriores artículos, he venido señalando la importancia de dar un paso más allá en el ámbito preventivo. No es suficiente disponer de un Plan de Prevención para asegurar la seguridad y salud de nuestros trabajadores; es necesario integrar en nuestro sistema de gestión una Cultura Preventiva real y eficaz. Esta es la única manera de conseguir que nuestras medidas y acciones consigan sus objetivos y que tu inversión en PRL resulte rentable.

Permíteme que te recuerde qué es eso de la “Cultura Preventiva”. La Cultura Preventiva es el compromiso por la seguridad, la promoción de la salud, el bienestar y el control total de pérdidas de absolutamente todos los empleados de una empresa. En el contexto laboral es un término que ha empezado a tomar importancia entre directores generales, de recursos humanos y de prevención, ya que el mismo supone la resolución de todas las problemáticas entorno a la seguridad, salud y bienestar empresarial.

La Cultura Preventiva, entendida como aquellos valores, procedimientos o formas de hacer de la organización dirigidas por la seguridad y la salud de los trabajadores, se basa en numerosos aspectos, tales como:

  • La mejora en la percepción del riesgo por parte de los trabajadores.
  • La promoción de la formación preventiva entre todos los empleados de la empresa.
  • El conocimiento de las aptitudes y habilidades de cada uno de nuestros trabajadores.
  • El Liderazgo Preventivo en la cadena de mandos.
  • La estimulación de la creatividad en la organización.
  • La tenencia de herramientas de gestión y control preventivo eficaces.
  • Y un largo etcétera.

Pero, además de todas estas acciones sobre las que se debe fundamentar una buena Cultura Preventiva, hay una que se erige como fundamental y que, en numerosas ocasiones, es relegada a un último puesto, o incluso olvidada: la comunicación.

Para cualquier medida que implementemos, y para cada acción que ejecutemos, tanto si es dentro del sector preventivo como en otro distinto, es imprescindible la comunicación.

Como animales sociales, los seres humanos basamos nuestras relaciones personales en la comunicación -verbal y no verbal- a la hora de entablar cualquier vínculo con otra persona. Por ello, resulta capital que, si pretendemos difundir los valores de la seguridad y la salud, así como la importancia de la PRL en toda la organización, dispongamos de una buena estrategia comunicativa.

La comunicación en prevención de riesgos laborales

comunicacion prevencion riesgos laborales

Como decía, la comunicación en PRL es básica en cualquier organización que pretenda establecer un sistema preventivo eficaz y eficiente. Pero, ¿qué requisitos debe reunir la comunicación para que actúe como canal de difusión de la Cultura Preventiva? No toda comunicación es válida. Os pondré un ejemplo.

Muchos de nosotros hemos asistido a alguna clase en el colegio, instituto o universidad en la que, literalmente, se nos cerraban los ojos, y no precisamente por sueño, sino por aburrimiento.

Si nos preguntasen al salir de esa clase qué habíamos aprendido, seguro que la respuesta sería: NADA. Por ello, es importante contar con algunas pautas a la hora de emprender la comunicación si queremos que realmente resulte útil y que nuestros receptores -los trabajadores- se comprometan con la PRL:

  • Establecer un sistema de escucha activa y de diálogo con los trabajadores.
  • Fomentar el intercambio de ideas para buscar sinergias entre los diferentes sectores de la empresa.
  • Apostar por la comunicación colaborativa, impulsando nuevas visiones sobre un mismo objetivo.
  • Diseñar una comunicación estratégica que posibilite que los altos cargos, así como los mandos intermedios, puedan expresar con claridad las metas preventivas, así como los parámetros de actuación necesarios para alcanzarlas.
  • Evitar el lenguaje impositivo e imperativo, haciendo partícipes a todos los trabajadores de las decisiones que se adopten en el ámbito preventivo, potenciando así su motivación e implicación en las acciones que se ejecuten.
  • Desarrollar una comunicación horizontal y transversal, donde no haya diferenciación entre departamentos o cargos. De este modo, conseguimos impulsar la participación de toda la organización.
  • Potenciar la comunicación proactiva, dejando de lado la visión reactiva de la comunicación tradicional. Esto aboga, nuevamente, por generar interacción entre el emisor y el receptor del mensaje, propiciando diálogos sanos que pueden aportarnos nuevas ideas.
  • Las propuestas de los trabajadores deben ser tomadas en valor por parte de los responsables y mandos directivos. Cualquier sugerencia, petición o queja debe encontrar respuesta motivada y justificada.
  • Si sigues estas pautas básicas, conseguirás mejorar exponencialmente la comunicación preventiva en tu organización. A través de estas técnicas comunicativas, se genera un intercambio fluido de información, lo cual nos permitirá identificar de forma rápida las posibles situaciones controvertidas, así como las carencias preventivas.

Obligaciones de la empresa en materia de comunicación

Realmente, no se estipula ninguna obligación legal en cuanto a “comunicación” propiamente dicha. Por su parte, los artículos 18 y 19 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales hacen referencia a la obligación del empresario de formar e informar a los trabajadores respecto de:

  • Los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función.
  • Las medidas y actividades de prevención y protección aplicables a dichos riesgos.
  • Las medidas adoptadas en materia de primeros auxilios, lucha contra incendios y evacuación.

Esta formación deberá realizarse en el momento de la contratación de cualquier empleado, con independencia de la duración y la tipología de contratación.

Del mismo modo, ha de llevarse a cabo dentro de la jornada de trabajo o, si se realiza fuera de este período, el tiempo invertido deberá ser descontado de la jornada laboral.

En cuanto al contenido de esta formación básica, debe constituirse por conocimientos tanto prácticos, como teóricos, y su objeto debe guardar relación con los riesgos laborales del puesto de trabajo que ese empleado desarrolla en la empresa.

Como observamos, de la regulación legal no se desprenden otros requisitos, ni términos, relativos a la formación.

En mi opinión, resulta un articulado bastante escueto y simplista, ya que, para conseguir realmente que la formación logre cumplir sus objetivos preventivos, debe tratar sobre una serie de aspectos clave.

La formación en prevención de riesgos dentro de la organización debe seguir 3 líneas

  • Gerencia o Dirección de Recursos Humanos: los directivos deben ser los primeros implicados en prevención si realmente quieren una empresa segura y saludable. Deben poseer conocimiento en la materia para integrar correctamente la prevención en el sistema de gestión de la empresa. Además, deben ser conocedores de las buenas prácticas preventivas porque son el ejemplo a seguir por parte de toda la compañía.
  • Mandos intermedios: son dinamizadores y facilitadores de la integración de la prevención. Pero para ello, deben conocer cómo hacerlo.
  • Empleados: deben estar formados desde la percepción del riesgo. Tan sólo así serán conscientes de lo que implica su trabajo y cómo deben ejecutarlo de manera segura y saludable.

Sea como fuere, resulta del todo claro que la comunicación también se encuentra presente en este apartado. Es importante disponer de buenas habilidades comunicativas, como a las que hacíamos referencia con anterioridad, para que dicha formación sea realmente útil y efectiva.

Canales de comunicación

Existen numerosos cauces a través de los emitir información de forma válida y eficaz. Pero, dentro de los canales de comunicación, podemos encontrarnos algunas vías que podrían considerarse como “canales de comunicación unidireccional”, como las circulares, notas informativas etc. 

Estos medios, considerados como “tradicionales”, a priori no permiten esa comunicación bidireccional y participativa. Sin embargo, es posible adaptarlos a nuestros objetivos. Así mismo, y gracias al desarrollo de la tecnología y la era de la globalización, existen cientos de canales de comunicación en la red.

Vamos a dar un repaso rápido sobre los principales canales de comunicación y su aplicación en la PRL. Como os decía, existen cientos de vías comunicativas y, estoy seguro de que muchas de las que no menciono expresamente también reportan grandes utilidades, siempre que se ejecuten de forma adecuada, claro está. Comencemos:

Reuniones

comunicacion en prevencion de riesgos

Muchas personas no consideran las reuniones como canales de comunicación, entendiendo que no existe un soporte sobre el que recaiga dicha comunicación. Pero, bajo mi punto de vista, las reuniones pueden utilizarse para generar sinergias entre los trabajadores.

Debemos dejar de lado la tradicional concepción donde la reunión la imparte “un jefe” y el resto de los asistentes se limita a asentir.

Creando un ambiente distendido y de confianza, las reuniones pueden convertirse en el momento de debatir, de proponer ideas, de ser creativos y, sobre todo, resolutivos.

Centrándonos en el ámbito preventivo, existen algunas reuniones de obligado cumplimiento, como las reuniones que deben celebrar cada 3 meses los Comités de Seguridad y Salud en caso de empresas de 50 trabajadores o más.

Pero, con independencia de aquellas que legalmente deben acordarse, no es necesario realizar reuniones exclusivamente dirigidas a la PRL. En aquellas que se celebren de forma ordinaria, se pueden incluir cuestiones relativas al ámbito preventivo.

De este modo conseguirás una mayor implicación por parte de los trabajadores en PRL, así como una mayor integración en la sistemática empresarial.

Publicaciones internas

comunicacion en prl

Este es un mecanismo de comunicación esencialmente unidireccional. Lo cierto es que poca interacción podemos tener. Pero no por ello deja de ser útil.

Para conseguirlo, debemos captar la atención de los trabajadores e incluir información que les resulte de interés, aportando noticias, sucesos o información sobre cualquier cambio que se haya producido en la empresa o en el sector. De esta forma, podremos introducir aspectos y noticias relacionadas con la PRL, potenciando la importancia que se le debe otorgar al aspecto preventivo.

Una buena idea es incluir artículos relacionados con los derechos que les asisten ante un accidente laboral, en qué casos no respondería la empresa, la importancia de la percepción de los riesgos etc.

Correo electrónico

comunicacion riesgos laborales

Cualquier trabajador, en cualquier empresa, dispone de un email corporativo. Es una herramienta de tremenda utilidad práctica, ya que permite compartir información, requerir alguna tarea, u organizar una determinada actividad, de forma inmediata y sencilla. Su capacidad de gestión y organización es simplemente brutal.

Por ello, resulta un medio esencial para difundir el mensaje preventivo. Dentro de este canal de comunicación electrónico, pueden crearse los denominados “grupos de distribución”. Esto consiste en crear “grupos” en atención a los intereses o necesidades comunes de esos  determinados trabajadores en materia de PRL. Esta opción es frecuentemente utilizada cuando dentro de la misma organización, diferentes departamentos se han distribuido distintas tareas preventivas.

Web de empresa

cultura preventiva comunicacion

Si la empresa quiere crecer, y obtener beneficios, debe publicitarse en el tablón de anuncios actual: internet. Contar con una página web es básico para captar clientes. Por este motivo, tradicionalmente, se ha encasillado a la web corporativa como herramienta mediante la que se establece una comunicación e interacción con potenciales clientes de la organización.

Sin embargo, por esa naturaleza esencialmente pública, los empleados también pueden dirigirse a la página web y acceder a su contenido. Así pues, resulta conveniente incluir información relativa a la PRL y a las acciones preventivas concretas adoptadas por la empresa, en tanto que, al ser observado dicho contenido por cualquier trabajador, se pondrá de manifiesto respecto de los mismos, el compromiso de la empresa de garantizar la seguridad y salud de sus empleados.

Red social corporativa

Esta es un mecanismo de comunicación implantado, sobre todo, en empresas con una capacidad organizativa alta. Se trata de un “facebook de empresa”. A través de una plataforma, cada trabajador se crea su propio perfil y puede compartir información de interés a todos los trabajadores que se encuentren en esta misma plataforma.

Pues bien, es posible potenciar la implicación de los trabajadores en la PRL mediante esta vía de comunicación, introduciendo debates, compartiendo artículos o resolviendo dudas o problemas que puedan surgir.

Blog corporativo

Cada vez son más las empresas que crean su propio blog, donde cuelgan noticias de interés en su sector, cambios o novedades que pueden afectar al desarrollo de la actividad empresarial, sucesos importantes para la organización etc.

Este blog puede servir como pantalla de difusión de la importancia de la PRL, a través de la elaboración de artículos que aborden directamente los aspectos de la seguridad y salud de los trabajadores en la empresa. Pero si queremos que haya interacción, una forma de conseguirlo es dar voz a los trabajadores para que ellos también puedan explicar sus inquietudes o experiencias.

¡OJO! No debes olvidarte de que el blog corporativo es de carácter público, y muchas veces se construye como complemento a la página web. Por ello también se debe procurar de que los artículos expuestos, noticias o sucesos, resulten de interés para tu público objetivo.

Linkedin

Todos conocemos esta plataforma y su importancia a la hora de dar visibilidad, tanto a nivel personal como empresarial. Realmente, se erige como principal vía de comunicación en el ámbito profesional. Más, también puede disponer de una utilidad preventiva.

Si existe un número significativo de trabajadores en la organización que cuenten con perfil en Linkedin, la empresa podría crearse su propio perfil, compartiendo entre sus seguidores noticias y cuestiones de interés.

En este punto, se podría abordar las cuestiones preventivas, generando debates y animando a los empleados a mostrar su opinión. En cualquier caso, no olvides que es una red social pública, y que, aunque te permita mejorar la comunicación interna entre tus empleados, todo lo que publiques tendrá carácter público.

La comunicación es la base de cualquier buena relación

Si deseas conseguir que tu sistema preventivo sea realmente útil, debes implicar a todos los trabajadores en la tarea preventiva. La comunicación en PRL resulta fundamental para poder integrar una Cultura Preventiva real en el sistema de gestión de tu organización, haciendo de tu empresa un lugar más seguro, más saludable y más competitivo.

Sigue avanzando en el camino de la Prevención. Y como decimos en Acció Preventiva Servicio de prevención de riesgos laborales: ¡Pasa a la acción!

Espero que este post te haya resultado de utilidad. Si tienes cualquier duda o necesitas ayuda con la PRL de tu empresa, ya sabes dónde encontrarme. ¡Estoy a tu completa disposición!

¡Hasta la próxima!

Subscribe to our newsletter

Don't miss new updates on your email