¿Qué es la cultura preventiva y cómo abordar con éxito la gestión del cambio en las empresas?

cultura preventiva

La cultura preventiva en el contexto laboral es un término que ha empezado a tomar importancia entre directores generales, de recursos humanos y de prevención, ya que el mismo, supone la resolución de todas las problemáticas entorno a la seguridad, salud y bienestar de los trabajadores en las empresas.

La cultura preventiva es un enfoque distinto al que la mayoría de las empresas españolas están acostumbradas. Los altos porcentajes de siniestralidad, de rotación de empleados, de absentismo y de presentismo en España no son casualidad. Es un llamado a despertar. Y la cultura preventiva es la clave.

¿Qué es la Cultura Preventiva?

La Cultura Preventiva  o cultura de la seguridad es el compromiso por la seguridad, la promoción de la salud, el bienestar y el control total de pérdidas de absolutamente todos los empleados de una empresa. En el contexto laboral es un término que ha empezado a tomar importancia entre directores generales, de recursos humanos y de prevención, ya que el mismo supone la resolución de todas las problemáticas entorno a la seguridad, salud y bienestar empresarial.

Por su naturaleza inclusiva, la Unión Europea la concibe como solución para erradicar los riesgos y accidentes laborales en las empresas. Si implementamos una correcta cultura preventiva en nuestra organización, dejamos de poner parches entorno a la PRL. Con lo que, conseguimos que los resultados perduren en el tiempo (no siendo una solución a corto plazo). Esto es posible ya que la base de la misma radica en cambiar la forma de pensar y hacer las cosas en la empresa, implicando a todo y a todos (independientemente del cargo que ostenten).

Dicho esto, es una solución que perdura en el tiempo, que es eficaz para mantener una buena seguridad y salud dentro de las empresas y, aunque a muchos les cueste creer (espero que no seas uno de ellos ), es rentable.

¿Cuáles son las características más destacables de la cultura de la prevención?

A continuación, las vemos rápidamente:

  1. Se enriquece de las actitudes y creencias positivas compartidas por todos los trabajadores sobre salud, riesgos, accidentes, enfermedades y medidas preventivas.
  2. Se caracteriza por la actitud proactiva de directores, de mandos intermedios, y de empleados, para emprender acciones de prevención, independientemente de que exista o no un desastre inminente en la empresa.
  3. Se construye mediante un trabajo colectivo donde cada persona, desde su espacio de acción, promueve formas de convivencia más incluyentes, responsables, solidarias y saludables.
  4. Educa para crear conciencia, adoptar nuevas conductas y una actitud de respeto hacia la diversidad.
  5. Determina los objetivos, intereses, normas, valores, patrones de comportamiento de los miembros de la organización y las prácticas de trabajo seguras y propicias para la salud.
curso cambio cultura preventiva

Los 5 Niveles de la Cultura Preventiva

cultura preventiva

La Cultura Preventiva se compone de 5 niveles. La madurez de una organización depende de su ubicación en la escalera de la cultura preventiva. Los peldaños inferiores corresponden a una cultura escapista. En el tramo intermedio predominan los aspectos formales y la cultura preventiva es aún superficial. La cultura más positiva es la de las organizaciones que ocupan los peldaños más altos.

Nivel Patológico:

Nivel en el que se agrupan las empresas que no se preocupan por la seguridad, y que actúan sólo en caso de riesgo de sanción por la actuación de la inspección o la entidad responsable de sancionar.

Nivel Reactivo:

Se sitúan en este nivel aquellas empresas que se preocupan por la seguridad cuando acaece algo. Si ocurre el accidente, se ha materializado el riesgo.

Nivel Formalista: 

En este nivel pertenecen  aquellas empresas que tienen implantado un sistema de gestión y que cumplen unas reglas. El sistema genera datos relacionados con el desempeño en seguridad y salud, se modifican procesos y se realizan auditorias de seguridad y salud ocasionalmente.

Nivel Proactivo:

Nivel en el que las empresas mejoran continuamente para prevenir los accidentes antes de que ocurran. Los trabajadores están involucrados y comprometidos por la seguridad y salud, los líderes se ocupan en ella.

Nivel Generativo:

En este nivel pertenecen las empresas en las cuales la seguridad es su manera de trabajar. Son organizaciones que han conseguido estándares muy altos. En donde los errores y los fallos son usados para mejorar, se buscan los fracasos antes de que ocurran. Existe una transparencia total, no se oculta nada. El respecto por la salud de las personas está implícito en todas las decisiones. La seguridad y salud de los trabajadores es un valor de la organización, la prevención es su forma de pensar y de trabajar.

¿En cuál nivel se encuentra tu empresa?

cultura preventiva que es

Si te posicionas en el nivel patológico, reactivo o formativo… ¿Porqué no optar por ir más allá?

Se ha comprobado que la cultura preventiva proactiva y generativa ofrecen a las empresas hasta un 150% de rentabilidad. Y que por cada euro invertido las empresas pueden obtener un retorno de  la inversión de entre 2,3€ y 5,9€ euros en costes de enfermedad y/o atención médica, un retorno de la inversión realizada en los programas de la empresa saludable de entre 2,5€ y 4,8€ en absentismo por cada euro invertido, y además se estima que obtiene una rentabilidad estimada de hasta 554.57€ año por empleado.

Beneficios de implementar la cultura preventiva en tu empresa

Como veíamos, la cultura preventiva es la clave del éxito para conseguir la eficacia y rentabilidad de tu PRL. Ahora bien, no sólo conseguirás un incremento de la competitividad y un mayor compromiso en el cumplimiento de las acciones preventivas. Gestionar el cambio de la cultura preventiva en tu empresa te aportará beneficios tales como:

  1. La mejora del clima laboral y reducción del estrés de tus trabajadores, y en consecuencia, mejora de la motivación y compromiso de los mismos.
  2. Tus empleados pasan a formar parte del colectivo de embajadores de la compañía al querer difundir las buenas prácticas que has implementado.
  3. Reduces costes por contratación y despido de personal, además de por bajas.
  4. Se disminuye el absentismo y presentismo.
  5. Reduces costes de aprendizaje y formación.
  6. Tu empresa se torna más atractiva y se retiene mejor el talento en ella.
  7. Se reducen los accidentes laborales y enfermedades profesionales y los accidentes no laborales y enfermedades comunes.
  8. Mejora la productividad y competitividad.
  9. Mejora la imagen corporativa de la empresa en clientes, proveedores y la sociedad en general.

Supongo que, si has llegado hasta aquí, y estás leyendo esta guía, es por qué estás convencido de apostar por implantar una cultura preventiva exitosa en tu organización. Pero… ¿qué debes hacer para que se produzca ese cambio? Ahora veamos las 8 claves para un cambio hacia una cultura preventiva eficaz.

Para más información visita nuestra página: Beneficios de implementar la cultura preventiva en la empresa

¿Cómo implementar la gestión del cambio de la cultura preventiva en tu empresa?

Para gestionar el cambio de la cultura preventiva en tu empresa, resulta fundamental establecer una lista de prioridades en las que poner foco. Para eso, te voy a mencionar los aspectos a trabajar si quieres dar un vuelco real a tu empresa y reducir los accidentes laborales:

1. Conoce bien a tus mandos y trabajadores y colócalos en el puesto más adecuado en base a tus necesidades.

Históricamente se ha promocionado a directivos y mandos por ser el “antiguo del lugar” o por ser el mejor en lo que hacía, sin tener en cuenta sus dotes de liderazgo. Esta práctica debes erradicarla por completo.

Conoce lo que mejor se les da a tus mandos y trabajadores lo que mejor, lo que más les gusta y descubre dónde (en qué lugar/puesto) puede aportar más a la organización.

Negocia con tu gente, intercambia roles (permuta, cambia de puestos, etc.), y descubre y apóyate en los líderes informales de cada sección.

2. Mejora la percepción del riesgo de tus colaboradores

Sólo mejorando la percepción del riesgo de cada trabajador y mando conseguirás que se cuestionen cómo vienen trabajando. Este es el primer paso para truncar los malos hábitos adquiridos y con el tiempo cambiarlos por actos y actitudes seguras.

Identifica a los líderes informales de tu organización y apóyate en ellos.

3. Desarrolla a tus colaboradores

Una vez han mejorado su percepción del riesgo, tus trabajadores y mandos no deben ser simples seguidores de normas, procedimientos e instrucciones, sino auténticos gestores del cambio desde la sensibilidad y la concientización.

Exígeles que mediante la participación y el diálogo sean fuente de generación e implementación de mejoras.

Apóyate en formaciones prácticas, coachings, mentorings y no excluyas efectuar benchmarking con otras empresas.

4. Trabaja el liderazgo preventivo con la cadena de mando

La cadena de mando, junto con los directivos, es un eslabón que juega un papel fundamental en la implementación de la cultura preventiva de tu empresa. Para ello, debes:

Hacerles entender lo importante que es trabajar la escucha activa. Los trabajadores os ayudarán a mejorar si los sabéis escuchar.

Debes implicarlos en la prevención para lograr conectar con todo el equipo.

Ayúdales a conseguir dotes de comunicación preventiva. Algunos tips que puedes empezar a poner en marcha:

Anímales a usar los sentimientos. No solo deben comunicar con la razón, ésta sólo supone la consecución de los resultados fríos. No es malo transmitir emociones y sentimientos en el mensaje, este llegará mucho más lejos en la conexión con los demás. Las cosas que además de entenderlas las sentimos, no solemos olvidarlas.

Deben ser concretos en la comunicación preventiva. Impactar con una idea única a su equipo. El tiempo es fundamental y no todo lo que se comunica es importante (discernir la paja del grano y ser directos).

Deben buscar siempre la complicidad. Preguntar mucho y hacer lo que sea para hacer al equipo cómplices de su mensaje. De este modo aportarán valor y serán creíbles a los ojos del resto de trabajadores. Sólo de este modo se convertirán en facilitadores efectivos del cambio de la cultura preventiva de la organización.

La PRL, como cualquier otra área dentro de la empresa, debe ser monitorizada, controlada y mejorada continuamente. Por ello, TODA la cadena de mando:

Debe dar feedback continuo a su equipo. No esperar al final del año para decirles lo que no han logrado, lo que deben mejorar y cómo evolucionar.

Efectuar evaluaciones trimestrales y medir el cumplimiento de acuerdos mutuos, encaminados al logro de objetivos preventivos.

Ligar las evaluaciones de desempeño con el cuadro de mando integral de la empresa.

Medir la evolución con KPI´s: ¿Qué debería mejorar?, ¿Qué acciones debería llevar a cabo para la consecución del objetivo? …

5. Delega responsabilidades y estimula la creatividad en tu organización:

Otorga tareas retadoras, donde tengan que movilizarse y poner en funcionamiento sus competencias involucrando al equipo directivo, mandos intermedios y trabajadores de otras áreas de la organización, para estimular aún más la colaboración y el trabajo en equipo.

Organiza e implementa si es posible la rotación de puestos. A pesar de que serán especialistas en lo suyo, y de los riesgos específicos de su sección en especial, conviene que al menos conozcan cómo funcionan las otras secciones y con ello los riesgos inherentes de las mismas, así como las medidas preventivas y correctivas que hay que adoptar para hacer los puestos de trabajo más seguros y saludables. Para esto nada mejor que organizar e implementar un plan de rotación interna.

Diseña y trabaja en pasar auditorías cruzadas en las que, debidamente calendarizadas, todos los mandos y trabajadores participen. De este modo, mejorarás su capacidad de abstracción, pues tendrán que salirse de su día a día mejorando su percepción del riesgo y capacidad para sugerir medidas correctoras y preventivas.

Estimula los hábitos de la lectura preventiva y solicita que analicen qué pueden implementar de lo aprendido.

Hazlos participar en eventos especializados en PRL y que estudien qué podría ser aplicable a su sección

6. Dota a la organización, y a los implicados de lleno en el cambio de la cultura preventiva, de herramientas fáciles de gestión, tales como: 

  1. Casi accidentes
  2. OPS
  3. BBS
  4. Lotos y safe job analysis

7. Apóyate en la tecnología

Busca un software Gestión de la prevención de riesgos laborales integrado que contenga un módulo de coordinación de actividades empresariales y que puedas compartir con tu SPA. Minimizarás esfuerzos y tiempos de gestión de tu cadena de mandos intermedios y conseguirás una mayor implicación por su parte. Puedes echar un vistazo a nuestro programa de gestión de la prevención: Previnet.

8. Mídelo todo

Marca objetivos: Específicos, Medibles, Alcanzables y Realistas. Marca tiempo de consecución.

Indéxalo toda acción a un ROI o a un VOI.

Imagino que estarás pensando: Las 8 claves para la gestión del cambio entendidas…. Pero… ¿qué hago? ¿por dónde empiezo?”

La integración de la PRL: un imprescindible para la gestión al cambio de la cultura preventiva

La integración de la prevención es la base sobre la que se podrá erigir una Cultura Preventiva fuerte y constante, que ayudará a la adquisición de hábitos seguros y saludables, los cuales harán que tu entidad se consolide como más competitiva, a la par que segura.

Son muy pocas las empresas que integran la prevención correctamente. Tan pocas como el 5,2%, de un estudio realizado por el Instituto de Intangibles, Europreven Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y Acció Preventiva – consultora en PRL de la que soy CEO-, a 2000 empresas de entre 50 y 400 trabajadores.

Es alarmante y lamentable que este porcentaje sea tan bajo, aún más tratándose de la seguridad y la salud de las personas.

Para más información visita nuestra página: Integración de la prevención de riesgos laborales en la empresa

El liderazgo preventivo

¿Quién es la persona idónea para liderar el cambio de la cultura preventiva?

Existen 3 figuras importantes para liderar el cambio e integrar la prevención en tu sistema de gestión: el responsable de recursos humanos, el prevencionista y el SPA.

¿En qué debes basarte para hacer la elección? En tus objetivos preventivos, en tus necesidades y en tus recursos.

Para que puedas valorar y tomar la decisión más adecuada voy a darte algunos puntos a favor y en contra de cada una de estas figuras.

Para más información visita nuestra página: ¿Quien debe liderar el cambio de la cultura preventiva en la empresa?

Herramientas imprescindibles para la gestión del cambio

Resulta obvio que la cultura preventiva no va a instalarse por sí sola, ni de un día para otro. Como todo lo que merece la pena, conlleva esfuerzo y sacrificio.

Pero si sabes identificar aquellas herramientas que pueden servirte de ayuda para gestionar el cambio en tu entidad, tienes gran parte del trabajo hecho.

Para más información visita nuestra página: Herramientas para gestionar el cambio de la cultura preventiva

Ahora es tu turno ¿A qué estás esperando?

Ya dispones de toda la información fundamental necesaria para articular un verdadero cambio en el sistema de gestión de tu empresa mediante la cultura preventiva, lo que te garantizará el éxito preventivo y la obtención una mayor rentabilidad de tu inversión.

Ahora te toca a ti actuar. Como siempre decimos: “Sin acción no hay prevención”

Comparte este artículo:

Contenidos más vistos en este momento

Recibe nuestras últimas publicaciones

Regístrate en nuestro boletín y podrás estar al día en actualidad preventiva, eventos y cursos.