6 buenas prácticas de los directivos para mejorar la prevención de riesgos laborales

buenas prácticas de los directivos para mejorar la prl

Una buena práctica es aquella pauta que te servirá para desarrollar tareas de manera que el resultado sea siempre el esperado. En prevención de riesgos laborales sabemos que tener claras algunas buenas prácticas hará que tu empresa mejore en cuanto a seguridad, salud y competitividad se refiere.

El primer paso para crear esta base de buenas prácticas es saber qué quieres conseguir y cómo debes hacer para alcanzarlo. Es decir, por un lado debes establecer objetivos preventivos y, por otro, definir el plan de acción que se va a llevar a cabo.

Teniendo esto claro, establece una guía de buenas prácticas ya que, con ella tendrás la mitad del camino recorrido para alcanzar tus metas preventivas.

Hay multitud de buenas prácticas enfocadas a distintos ámbitos dentro del mundo preventivo. Pero hoy voy a centrarme en aquellas que debes llevar a cabo como gerente o director de recursos humanos si quieres implementar una cultura preventiva real.

La clave para fomentar dentro de tu empresa una buena cultura preventiva

Antes de pasar a las buenas prácticas quiero compartir contigo una de las claves más importantes para fomentar e integrar una buena cultura preventiva.

Es importante que los cargos directivos y mandos intermedios de tu empresa estén concienciados e implicados en el proyecto de tener una empresa más segura, más saludable y más competitiva. Si formas preventivamente a dichos cargos harás que se conviertan en embajadores de la cultura preventiva. De este modo, servirán de ejemplo e inspiración para el resto de los empleados.

A este concepto en el argot de la prevención le llamamos “Liderazgo preventivo”.  Y, como siempre digo a mis clientes “Dominado este, dominados prácticamente todos”.

Aprovecho este hilo argumental para invitarte personalmente a la próxima MasterClass que imparto en Barcelona en la que hablaré sobre “Cómo integrar la cultura preventiva de forma correcta, fácil y rápida”

Vamos a ver ahora 6 buenas prácticas genéricas pero esenciales que van a ayudarte en la integración de una cultura preventiva eficaz en tu empresa.

6 buenas prácticas de los directivos para mejorar la prevención de riesgos laborales en tu empresa

buenas prácticas de los directivos para mejorar la prl

  1. Lidera con el ejemplo: construye las bases necesarias para poder ofrecer una formación correcta y da ejemplo al resto de tus trabajadores. Pide ayuda a empresas especializadas si la necesitas y afronta con firmeza la importancia de integrar la prevención en tu sistema de gestión.
  2. Fomenta la comunicación: otorga a la prevención el papel y la importancia que tiene. Intenta que el tema de salud y seguridad en la empresa ocupe entre un 15% y un 20% del total de las reuniones mensuales que tenéis con los empleados. De este modo crearás una rutina de comunicación exclusiva para este tema y fomentarás la integración de la prevención en la organización.
  3. Mantén una supervisión constante: utiliza indicadores proactivos de esfuerzo preventivo que mejoren la percepción de la seguridad. Recomendaciones, observaciones, incidentes registrados y actos inseguros, entre otros, son datos que te ayudarán en la métrica y mejora de la prevención.
  4. Formación contínua: organiza charlas cada mes sobre diferentes temas relacionados con la seguridad que motiven a tus trabajadores. Haz de las charlas actividades dinámicas y lúdicas para que tengan buena aceptación y que, a la vez que se divierten, aprendan (Otro día hablaré de la gamificación en la prevención).
  5. Diálogos “frente a frente”: es importante que crees un canal de diálogo bidireccional, cara a cara, con las personas de tu empresa. Así, podrás recibir feedback de todo lo relacionado con la seguridad y salud de tu compañía. No tan sólo escuches, si no que toma nota y presta mucha atención a todo lo que pueden aportar tus empleados sobre este ámbito. Si tomas decisiones unidireccionales y tan sólo haces monólogos preventivos, provocarás desmotivación y rechazo por la seguridad, y por la empresa.
  6. Muestra reconocimiento: haz reuniones anuales con los miembros de tu equipo para analizar la evolución y su contribución en el ámbito de la prevención de riesgos laborales e incentiva su motivación con algún tipo de reconocimiento, premio, o lo que consideres oportuno.

Empieza a aplicar buenas prácticas en tu empresa y reducirás los accidentes laborales a la vez que aumentarás la participación y el interés de tus trabajadores.

Además de lo expuesto con anterioridad, te recomiendo practicar el trabajo contínuo y hacer que esa base sólida que conseguirás aplicando esas 6 buenas prácticas se consolide, se mantenga y, por qué no, crezca. Allá van otros 3 tips para que tengas en cuenta:

  • Crea un ambiente de “Cero Accidentes” como un compromiso preventivo entre la empresa y los trabajadores. Es decir, no enfoques a la prl como tan sólo una estrategia de control de riesgos, si no que trátala como una alianza de colaboración con los empleados para crear una empresa segura, saludable y competitiva.
  • Es importante que promuevas de forma continua la participación de todos los trabajadores de tu empresa para que la cultura preventiva no decaiga.
  • Haz progresar la cultura preventiva a lo largo de la Escalera de Parker. Otro día trataré este tema en detalle, pero para situarte, la Escalera de Parker tiene 5 niveles de implicación preventiva que van de menos a más: patológica, reactiva, calculadora, proactiva y generativa. Hacia donde tienes que tender es hacia la generativa. En dicho nivel la prevención es un valor asumido por todos los trabajadores y se involucran activamente en su gestión.

Ahora es tu turno, ¡pasa a la acción y haz que tu empresa sea segura!

No actuar de manera preventiva frente a los accidentes puede afectar directamente a la seguridad y la salud de tus trabajadores. Pero además, algo de lo que no se es consciente en muchos casos es que, consecuentemente, va a incidir directamente en cuestiones de productividad, competitividad, ambiente laboral, motivación, compromiso del trabajador y mucho más.

Así que ya sabes, ahora es tu turno, pasa a la acción y pon en práctica estas 6 buenas prácticas preventivas.

Antes de despedirme, y como siempre, me gustaría pedirte algún que otro favor:

  1. Si te ha gustado el post comparte el artículo para que más personas se impliquen en el cambio de la cultura preventiva y consigamos, entre todos, empresas más seguras, más saludables y más competitivas.
  2. Te espero la semana que viene. Escribiré un artículo muy interesante sobre quién debe liderar el cambio de la cultura preventiva en las organizaciones. Y aquí te pregunto, ¿quién crees tú? ¿el  director de rrhh, el prevencionista, el SPA? Deja tu comentario.
Comparte este artículo:

Contenidos más vistos en este momento

Navidades Seguras

18 diciembre, 2018

CUÍDATE ESTAS NAVIDADES

11 diciembre, 2018

Recibe nuestras últimas publicaciones

Regístrate en nuestro boletín y podrás estar al día en actualidad preventiva, eventos y cursos.