¿Quién debe liderar el cambio de la cultura preventiva en tu empresa?

quien debe liderar la PRL en tu empresa

Ya sois varios los que me preguntáis quién es el mejor candidato para liderar el cambio de la cultura preventiva en las empresas. A grandes rasgos, puedo decir que el responsable de esta tarea debe ser una persona que comparta tu filosofía, pero a la vez que esté comprometida con la necesidad de hacer que tu empresa sea segura, saludable y competitiva.

Quiero darte un dato que creo que te hará reflexionar. Sólo un 11,75%  de los equipos directivos de las empresas que invierten en sistemas de PRL realizan buenas prácticas para mejorar la prevención de riesgos laborales y se aseguran de su correcto funcionamiento. Esto quiere decir que sólo 235 empresas, de un estudio realizado a 2000 empresas, demostraron que sus trabajadores están aplicando correctamente las medidas preventivas en las que invierten. Son realmente pocas y es alarmante. La productividad, competitividad y la motivación de los trabajadores, entre otros muchos, se pueden ver afectados negativamente. Dichos aspectos son fundamentales para el éxito de cualquier empresa. Por este motivo, es importantísimo seleccionar a la persona correcta para gestionar la prevención en tu organización y velar por su correcto funcionamiento.

Si te estás preguntando quién debe liderar el cambio de la cultura preventiva en tu empresa significa que estás comprometido con ello y que quieres seleccionar a la figura correcta para esta función. Hoy estoy aquí para ayudarte con ello.

¿Quién es la persona idónea para liderar el cambio de la cultura preventiva?

 

quien debe liderar la PRL en tu empresa

Existen 3 figuras importantes para liderar dicho cambio e integrar la prevención en tu sistema de gestión: el responsable de recursos humanos, el prevencionista y el SPA.

¿En qué debes basarte para hacer la elección? En tus objetivos preventivos, en tus necesidades y en tus recursos.

Para que puedas valorar y tomar la decisión más adecuada voy a darte algunos puntos a favor y en contra de cada una de estas figuras.

RECURSOS HUMANOS

El responsable de recursos humanos es el candidato que mayor información tiene sobre la empresa por el hecho de formar parte de ella.

Para fomentar el cambio de la cultura preventiva, el responsable de recursos humanos debe tener la capacidad de formar a los cargos directivos y a los cargos intermedios para que adopten la escucha activa con el resto de la plantilla. Sólo de este modo se producirá una mejora y un cambio positivo en PRL.

Puntos a favor:

Tiene algo importantísimo: conoce perfectamente el funcionamiento de la empresa y sabe qué tipo de personal necesitas en cada puesto de trabajo y qué rol desempeñará mejor cada empleado en cuestiones preventivas.

Puntos en contra:

Normalmente, no posee preparación/formación como prevencionista. Así pues, puede orientar, guiar y formar a los cargos de la empresa, pero carece de las herramientas/conocimientos necesarios para llevar a cabo un proyecto integral de prevención.

PREVENCIONISTA

El prevencionista es un facilitador de medios que da soporte a la cadena de mando. Trabaja mano a mano con los directivos y con los mandos intermedios para que estos sean embajadores de la prevención de riesgos.

Puntos a favor:

El prevencionista sí suele tener los conocimientos necesarios para liderar el cambio de la cultura preventiva. Éste trabaja desde la RSC (responsabilidad social corporativa). Es decir, trabaja y contribuye en la mejora social, económica y ambiental de la empresa. Lo hace mediante formación, protocolos de actuación y campañas de sensibilización para la mejora de la percepción de riesgos laborales con la percepción de riesgos sociales, económicos y ambientales causadas por acciones inadecuadas.

Puntos en contra:

El mayor aspecto negativo del prevencionista es que frecuentemente es un técnico y no un humanista. Diagnostica bien, propone medidas correctoras y preventivas pero no siempre practica la escucha activa, no siempre trabaja desde la participación y el diálogo y no siempre conoce a fondo a los trabajadores, ni sus funciones (como sí es conocedor de ello el responsable de recursos humanos o el encargado) y así topa frecuentemente con el trabajador al intentar reconducir actos y actitudes inseguras. Por lo que, es una figura de mucha utilidad a nivel de conocimiento técnico, pero carece del conocimiento empresarial y del personal de la organización. Este hecho hace necesario un continuo benchmarking (tanto interno como externo) que lleva a hacer que la gestión del cambio de la PRL no sea un proceso tan ágil y eficaz como la empresa necesita.

SERVICIO DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Un SPA especializado te hace avanzar de forma firme y efectiva hacia el cambio de la cultura preventiva. Pero esto tan sólo es así, si dicho equipo vive y se implica en las necesidades de tu empresa y tú dejas de verlo como un proveedor de evaluaciones de riesgos y pasas a verlo como un socio técnico-tecnológico, es decir una prolongación de la estructura de tu empresa.

Puntos a favor:

Su trabajo es más productivo y de mayor calidad porque es a lo que se dedica y es su especialidad. El asesoramiento es más preciso y adecuado y las formaciones están adaptadas a las necesidades de la empresa.

Puntos en contra:

Por contra, el SPA no suele conocer en profundidad a la empresa y mucho menos a sus trabajadores. Entonces, ¿por qué es buen candidato? Porque con la debida implicación, vive tu causa y con su conocimiento técnico / médico puede diagnosticar riesgos, proponer medidas correctoras y preventivas para disminuir riesgos y mejorar el estado de salud de tus trabajadores. Por otro lado en base a los riesgos de cada uno de los puestos de trabajo puede con mucha pedagogía, cambiar la percepción del riesgo de tus trabajadores.

Ahora que ya tienes la información, ¿con quién te quedas para liderar la PRL en tu empresa?

Puedes ver que las 3 figuras son aptas para llevar a cabo dicho proyecto, pero todas tienen sus pros y sus contras. ¿Lo idóneo? Una implicación y el trabajo en equipo de las 3. Eso sí, fijando siempre un líder de la gestión del cambio (o el de RRHH, o el prevencionista, o el SPA).

Hay una cita que me gusta especialmente, que dice “si quieres llegar rápido, anda solo. Si lo que quieres es llegar lejos, camina en equipo”. Necesitas unidad y compromiso para hacer de tu proyecto preventivo todo un éxito.

Te animo a que sigas adelante con el cambio en la cultura preventiva de tu empresa, y si después de este artículo no sabes por dónde seguir, pide ayuda. Siempre será una buena decisión.

Antes de despedirme:

  1. Recuerda, como siempre digo, sin acción no hay prevención, y contar con la persona adecuada puede darte una gran ventaja competitiva.
  2. Si te ha gustado el post comparte el artículo para que más personas se impliquen en el cambio de la cultura preventiva y consigamos, entre todos, empresas más seguras, más saludables y más competitivas.
  3. Te espero en el siguiente post Herramientas de gestión imprescindibles para la gestión del cambio.
Comparte este artículo:

Contenidos más vistos en este momento

Recibe nuestras últimas publicaciones

Regístrate en nuestro boletín y podrás estar al día en actualidad preventiva, eventos y cursos.