7 claves para establecer correctamente objetivos preventivos

objetivos preventivos

Muchísimas veces la clave del éxito preventivo radica en marcarse objetivos y trazar estrategias y planes de acción para alcanzarlos.

Es lógico que, si no sabes qué quieres conseguir y mejorar, no podrás establecer un plan de acción exitoso para la mejora de la prevención de tu organización. ¿Verdad? Y, siguiendo con hechos correlacionados, si una empresa no tiene objetivos preventivos, ni estrategias, ni planes de acción, es que no está velando por la seguridad ni la salud de sus trabajadores. Comprometiendo, así, su competitividad, su productividad y su seguridad.

Y aquí viene el dato que seguro que te dejará boquiabierto: ¿sabías que más del 70% de empresas (de entre 50 y 400 trabajadores) no tiene definidos sus objetivos en PRL? Este es un hecho inconcebible si una empresa quiere tender hacia la accidentabilidad 0 y hacia la empresa saludable. Tener claro los objetivos preventivos en tu organización es fundamental para poder definir estrategias adecuadas que contribuyan al crecimiento y al éxito de tu empresa en cuanto a prevención se refiere.

Antes de pasar a las claves para establecer correctamente objetivos preventivos, déjame hacer una simple distinción entre objetivo y estrategia, ya que muchas veces se confunden estos dos conceptos.

Un objetivo preventivo define aquello que quiere alcanzar la empresa en un tiempo determinado. Y, una estrategia, es el modo de operar que vamos a seguir para conseguir dicho objetivo. Y, en prevención, te recomiendo que emplees dos tipos de objetivos.

Vamos a verlos.

Tipos de objetivos preventivos

Dividiremos los objetivos preventivos en dos tipologías:

1. Objetivos estratégicos:

aquellos que van a dar respuesta a elementos críticos o prioritarios en la organización. Es importante que su consecución pueda ser dividida en tareas.

2. Objetivos operacionales:

Se corresponderán con las tareas específicas que desarrollan los objetivos estratégicos y su cumplimiento nos debe llevar a la consecución de los mismos.

Esta diferenciación es importante. Primero, se definen los objetivos estratégicos, y después se define la relación de acciones-iniciativas-tareas (objetivos operacionales) que se llevarán a cabo para alcanzar el objetivo estratégico.

Esto que puede parecer tan básico, no lo es. En mi día a día estoy cansado de ver empresas que definen sus objetivos con su meta a lograr, responsables y la fecha límite para lograrlos. Sin embargo, rara vez se encuentran definidas las estrategias para lograr estos objetivos. Es decir, se define el Qué, Cuándo y Quien, pero no se define el “Cómo lo vamos a lograr”. Así que, pasemos a las 8 claves para establecer correctamente los objetivos preventivos.

7 claves para establecer correctamente objetivos preventivos

Recuerda que unos objetivos preventivos deben ser:

  1. Específicos.
  2. Medibles
  3. Alcanzables
  4. Estar coordinados.
  5. Ser desafiantes y comprometedores.
  6. Involucrar al personal.
  7. Tienen que poder desarrollarse en planes de actuación y estar delimitados en el tiempo.

Y para cumplir con estas premisas, y establecer correctamente tus objetivos, sigue estas 8 pautas:

1. Se sincer@ con la empresa:

Analiza y piensa sobre la situación actual, los recursos de los que dispones, en qué punto se encuentra en cuanto a estado de seguridad y salud…

2. Proyecta en tu visión futura de la empresa tus objetivos preventivos:

Imagino que tu organización tiene establecida una visión estratégica empresarial general. Dentro de ella, se suelen contemplar distintos macro objetivos. Es importante que, si realmente estás comprometid@ en realizar un cambio en la cultura preventiva de tu empresa, la visión de la misma recoja aspectos en cuanto a materia de prevención de riesgos laborales se refiere. En esa visión, debes describir cómo te gustaría que fuese la seguridad y la “salud” de tu empresa en un futuro. Coge lápiz y papel y escribe (“sin filtros”).

3. Define tus objetivos estratégicos

Una vez descrita la visión preventiva de tu empresa y hacia dónde la quieres llevar, te va a ser muy fácil extraer lo esencial e importante y definir 5 objetivos genéricos (máximo) que corresponderán a los objetivos preventivos a alcanzar a un medio/largo plazo.

4. Define tus objetivos operacionales.

Ahora viene algo más “entretenido”. Coge cada uno de esos objetivos estratégicos que definiste con anterioridad y piensa qué pasos debes dar (acciones) para conseguir cada uno de ellos. Así, tendrás definidos tus objetivos preventivos operacionales.

5. “Tira del hilo”

Una vez definidos tus objetivos operacionales, desglósalos y divídelos en micro acciones. De este modo, tendrás las acciones y tareas a realizar en el día a día para conseguir alcanzar, en un futuro, los objetivos estratégicos que te propusiste.

6. Márcate timings.

Una vez tengas todos los objetivos, micro objetivos y demás, márcate tiempos para la consecución de los mismos. Es importante calendarizarlos y establecer un plan de acción realista.

7. ¡Realiza el seguimiento y mide!

No debes olvidar realizar el correspondiente seguimiento de todo lo que se vaya haciendo, así como medir si se va alcanzando todo aquello que tú quieres. En el caso que no sea así, no continúes con tu plan preventivo, algo falla. Analiza, piensa, busca soluciones e impleméntalas. Ahora sabes dónde quieres llegar con tu empresa en prevención de riesgos laborales. Haz lo posible e imposible para conseguirlo.

 

Antes de despedirme

Antes de despedirme quisiera decirte 3 cosas rápidas:

  1. ¡Pasa a la acción y anímate a definir correctamente los objetivos preventivos de tu organización!
  2. Si te interesa algún otro tema preventivo y quieres que hable de él puedes escribirme a info@acciopreventiva.com y proponérmelo.
  3. Si te ha gustado el artículo y crees que puede serle útil a alguien más, compártelo :).
Comparte este artículo:

Contenidos más vistos en este momento

Recibe nuestras últimas publicaciones

Regístrate en nuestro boletín y podrás estar al día en actualidad preventiva, eventos y cursos.