¿Qué es la empresa saludable?

¿Te imaginas un mundo en donde todos aman los lunes y en donde a nadie le cuesta despertarse para ir al trabajo porque estar en la empresa es más agradable y divertido que estar en casa?

¿Y si existiera un entorno laboral en donde los empleados se sientan tan motivados y saludables que sus niveles de productividad aumentan y su vinculación a la empresa es mayor?  

Si bien dicho, la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores, la Organización Mundial de la Salud ha venido impulsando desde el 2007 el concepto en boga conocido como “empresa saludable”.

Pero… ¿Y qué es esto de la empresa saludable? ¿Y en qué se diferencia del modelo tradicional de empresa? ¿Vale la pena invertir tiempo y esfuerzo en esta nueva metodología que está de moda?

Si bien funciona para muchas empresas como Google, Seat, Microsoft, Cisco, Liberty Seguros, Banco Santander y Vodafone, definitivamente es un concepto que no debes dejar pasar porque te concierne a tí, a tu entorno laboral y a la sociedad.

¿Qué es la empresa saludable?

La empresa saludable es aquella que se preocupa por mejorar de manera activa y continua la salud de sus trabajadores, haciendo más saludable tanto el ámbito de trabajo como los hábitos de sus empleados dentro y fuera del entorno laboral.

Una empresa saludable promueve la salud e implementa una serie de acciones centradas en las necesidades de los trabajadores como elemento importante para el éxito de la empresa.

Este nuevo modelo de empresa enseña a los empleados a gestionar el estrés, las emociones, a mejorar el clima laboral, prevenir lesiones y enseñarles a cómo pensar y accionar saludablemente para lograr un mayor rendimiento.

Una empresa saludable promueve la flexibilidad, la felicidad, el liderazgo compartido, la autenticidad, la diversificación de género y cultural, además de valorar y desarrollar a las personas que forman parte de ella. 

Las empresas saludables actúan sobre 4 áreas principales: la salud, el bienestar, la seguridad y la sostenibilidad. 

¿Porqué ha surgido el modelo de empresa saludable?

El concepto de la empresa saludable ha nacido para hacernos despertar de una cultura empresarial insalubre, nociva y dañina, que se ha ido alimentando a través de los años, como producto de un entorno laboral sin cuidado.

Con problemáticas en auge como el presentismo y el absentismo en las empresas, este nuevo tipo de modelo empresarial busca hacernos actuar y dar importancia al activo más importante de cualquier organización: sus empleados.

En Europa no es casualidad que alrededor de 1.000 trabajadores pierdan la vida a diario debido a condiciones laborales no seguras o no saludables. Tampoco lo es que cada año en el mundo se produzca la muerte de alrededor de 2 millones de personas como consecuencia de accidentes de trabajo, enfermedades o traumatismos relacionados con el trabajo, y menos aún es casualidad que el 8% de las enfermedades causadas por depresión en el mundo se atribuyen a riesgos ocupacionales.

Asimismo, según el Instituto Nacional de Estadística de España, el 59 % de los trabajadores españoles sufre estrés en el trabajo. Este alto porcentaje representa una cifra importante que requiere atención inmediata de todas las empresas.

Relacionado: Changing Your Prevention 2018: El gran evento del año de la PRL en Barcelona. 7 de Junio. 

El modelo de empresa saludable ha emergido para dar importancia a lo que merece importancia: la salud, la seguridad y el bienestar de los trabajadores, aspectos que son de fundamental importancia para los propios trabajadores y sus familias, y también para la productividad, la competitividad y la sostenibilidad de las empresas y, por ende, para las economías de los países y del mundo.

¿Cuáles son los beneficios de la empresa saludable?

Invertir en servicios para empresas saludables está lejos de ser un gasto no retornable. Es una inversión que mejora el bienestar de la empresa, la reputación de la empresa y su productividad sin tener pérdidas.

Lo que se invierte en ser una empresa saludable repercuten positivamente sobre la compañía en muchos sentidos.

Ser una empresa saludable mejorar la calidad de vida de las personas que forman parte de las organizaciones, sin importar el tamaño de dicha organización. Todas, absolutamente todas, se benefician de la mejora de la competitividad, de la productividad y de las ventajas en cuanto a su reputación.

Comparte este artículo:

Contenidos más vistos en este momento

Recibe nuestras últimas publicaciones

Regístrate en nuestro boletín y podrás estar al día en actualidad preventiva, eventos y cursos.